Seleccionamos el mejor corcho para ofrecerles a nuestros clientes un producto de calidad.


Una vez que el corcho llega a nuestros corrales, lo descargamos con mucho cuidado. En ese momento empieza un proceso fundamental para Ecosugheri: la selección.
Es en esta fase que se manifiesta de la mejor forma nuestro know-how, que es el resultado de años transcurridos entre los alcornocales y las corcheras con el objetivo de aprender todo lo posible sobre ese preciosisímo producto y sobre las exigencias de los que lo transforman para producir manufacturas de excelencia.

Nuestros expertos inspeccionan cada plancha y sin hesitaciones empiezan a seleccionar y a dividir el producto extraído en las diferentes cualidades:

  • Corcho calibre
  • Corcho delgado
  • Corcho refugo

La primera saca del corcho se realiza cuando el árbol tiene aproximadamente 20-30 años y el perímetro del tronco alcanza los 60cm. Este primer corcho se denomina corcho bornizo o virgen, es muy irregular y de una dureza difícil de trabajar, por lo que no se puede utilizar para aglomerados ni para uso alimentario (como, por ejemplo, en tapones de vino), ya que no cumple la calidad necesaria. Las siguientes extracciones se efectúan cada diez años conforme a las normativas vigentes, pero a veces pueden ser 12 o 13 años si el corcho todavía no ha alcanzado un calibre adecuado. En la segunda saca es extraído el corcho secundario, un material con una estructura más regular, pero suave. Es a partir de la tercera saca cuando se logra obtener un corcho con una estructura mucho más regular con costados y bases lisas, el denominado corcho amadia, es decir un producto con características ideales para la producción de tapones.

Ecosugheri pone especial atención también en el producto manchado o que, por un análisis visual y táctil, resulta ser contaminado por hongos o bacterias; el corcho que presenta problemas de esta naturaleza se apila en una zona separada, donde se encuentra el producto que no es idóneo para toda transformación sensible al deterioro microbiano.

Una vez que la selección se ha acabado, apilamos el corcho. Ecosugheri está bien consciente de la importancia de un buen nivel de ventilación y de la ausencia de humedad estancada en las planchas. Por esa razón contamos con un un recorrido innovador en nuestro distrito, siguiendo el ejemplo de quienes desde hace años, y en tierras poco lejanas, van combinando de manera magistral tradición e innovación también en el almacenaje de la materia prima.
Un percentaje significativo de nuestro mejor corcho ya está apilado sobre estructuras de acero, en pilas muy ordenadas y bien ventiladas en unos emplazamientos con una ligera pendiente. Los apilados están listos para ser inspeccionadas por nuestros clientes.

Nosotros estamos apenas al principio de este recorrido, pero nuestro objetivo es trabajar duramente, colaborando con nuestros clientes existentes y potenciales, para lograr garantizar una producción autóctona de calidad, que pueda satisfacer de la mejor manera las diferentes exigencias.